Cumbre del clima 2019: Los grandes retos medioambientales para el sector logístico.

5 diciembre, 2019
Esta semana ha tenido lugar la Cumbre del Clima 2019 en Madrid, donde se han reunido los principales líderes mundiales para tratar la lucha contra el cambio climático.

Es imposible obviar el papel que juega el sector del transporte, responsable en la actualidad de más del 25% de las emisiones de gases de efecto invernadero del mundo, por lo que urge afrontar una estrategia a favor de la sostenibilidad.

Como primer gran reto, se hablo de alcanzar la eficiencia energética, no solo abandonando los combustibles fósiles, tal y como están realizando ya algunas empresas, sino apostando por las energías renovables.

Una de las medidas que ya se está llevando a cabo para reducir estas emisiones CO2 a la atmósfera, por medio del transporte marítimo, llega de la mano de la nueva normativa IMO 2020 que reducirá las emisiones de SOx en un 86%.

A corto plazo, ya se están generando combustibles alternos, como el GNL, que se considera una energía alternativa que serviría como puente para reducir las emisiones de GEI entre un 7% y un 21%. Pensando más a largo plazo aparecen tres grandes combustibles que luchan por convertirse en el combustible del futuro por sus bajas emisiones de CO2 a la atmósfera: El hidrógeno, el amoniaco, y los biocombustibles.

Por otro lado, la industria aérea esta volcada en fabricar aviones con un consumo más eficiente para conseguir reducir las emisiones que produce este tipo de transporte, que es el más contaminante. El problema que plantean estos nuevos aviones es la potencia que se requiere en los vuelos, y la forma de generar esa potencia mediante las energías alternativas, como sucedería con la energía solar, todavía en fase de prueba. El objetivo a no muy largo plazo de este tipo de transporte en conseguir emisión cero, mediante los programas de compensación ya autorizados por la Comisión Europea.

El transporte por carretera ha destacado por su inversión para reducir las emisiones y aplicar nuevas energías como son la electricidad y el GNL, aunque muchos fabricantes defienden que el presente es del diésel, aunque el futuro sin ninguna duda pasa por el hidrógeno, con el que se calcula que cara a 2050 más del 35% de los camiones europeos son los que se moverán con este combustible.  Por su parte La Comisión Europea está impulsando una normativa para reducir las emisiones CO2 del 15% al 30% para 2030.

Fuente: Diario del puerto