Como preparar tu empresa frente a un posible Brexit sin acuerdo

11 abril, 2019

La Primera Ministra Theresa May ha pedido una prórroga del articulo 50 para evitar que Reino Unido abandone la Unión Europea sin un acuerdo. Como ya hemos comentado en otras ocasiones, se prevé que el Brexit tenga importantes consecuencias logísticas en Europa. Según ha informado el gobierno de Reino unido, es recomendable poner en sobre aviso que serán muchos los procedimientos aduaneros e impuestos que se implantarán tanto a los exportadores como a los importadores de Reino Unido.

Para evitar las importantes consecuencias que tendría el abandono del Reino Unido de la Unión Europea Theresa May ha viajado a Berlín y París para reunirse con sus dirigentes. El objetivo de esta reunión es conseguir el apoyo de las 2 grandes potencias europeas para conseguir así una prorroga extraordinaria hasta el 30 de junio.

El tráfico de mercancías por carretera entre Francia y el Reino Unido plantea un riesgo significativo de congestión en los pasos fronterizos en Francia.

En caso de que se ratificara la salida de Reino Unido, las empresas tendrán un margen de dos años para adaptarse a la nueva situación, por tanto es necesario que las empresas se informen y se empiecen a preparar lo antes posible.

En primer lugar se debe evaluar la exposición actual de nuestra empresa en el Reino Unido, para poder crear así una estrategia y conseguir minimizar los efectos negativos que traerá consigo un Brexit sin acuerdo. Debemos tener en cuenta a nuestros proveedores y clientes británicos ya que cambiaran de forma drástica los trámites aduaneros.

En cuanto a la exportación de mercancías al Reino Unido, si finalmente el Reino unido se convierte en un “tercer país” se le aplicaría el actual arancel exterior de la Unión Europea, aunque después podría cambiar. Por el momento se debe revisar los aranceles y barreras que se deberán pagar si este Brexit sin acuerdo sigue adelante.

Por otro lado las empresas que importen mercancías y componentes de origen británico, deberán comprobar los requisitos de documentación y homologación que establece la Unión Europea con estos “terceros países”, así como las barreras comerciales según arancel.

Recomendamos que las empresas revisen los contratos de suministros para saber si hay que renegociar el precio o  las condiciones de pago, ya que los costes de importar y exportar pueden sufrir un cambio significativo. En cuanto al sistema de transporte, excepto en los mínimos que establecen los convenios, los operadores logísticos británicos y comunitarios no estarán autorizados en caso de un Brexit sin acuerdo, por lo que esto también podría influir en dichos costes.

En definitiva las empresas deben mantenerse informadas en todo momento de las negociaciones y procesos que está trayendo consigo este Brexit. Visitar las paginas oficiales de la Unión europea, nos ayudaran a estar actualizados en todo momento frente a posibles cambios, incluyendo diferentes informes dependiendo el ámbito y el sector.

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: PIMEC