Formas de proceder

ANTE POSIBLES DAÑOS/FALTAS EN SUS MERCANCÍAS, DEBE SEGUIR LOS SIGUIENTES PASOS:

DAÑOS APARENTES/EXTERNOS
Al llegar la mercancía a destino y antes de recepcionarla en conformidad, siempre se deberá ver el estado exterior de la misma para comprobar si hay indicios de posibles daños, ya que las reservas de daños a las mercancías con signos externos, se deben de efectuar en el momento.

Ante cualquier indicio, inmediatamente y antes de recepcionar la mercancía, se debe hacer la correspondiente reserva en el recibí que entrega la empresa porteadora (Conocimiento de Embarque, C.M.R, Albaran de entrega, etc..)

Es conveniente resaltar en el parte el número de bultos dañados, así como el tipo de daños: mojaduras, roturas, etc. Es fundamental que ese documento sea firmado por el porteador. Siempre es conveniente indicar en el albarán de entrega que “se recepciona a falta de inspección interior del bulto/s” ya que esto implica al posible responsable.

DAÑOS NO APARENTES/INTERNOS
Cuando se haya recepcionado la mercancía en conformidad porque no hay indicios de daños aparentes en el embalaje, deben ustedes verificar dentro de las 48 horas siguientes el estado de la misma concienzudamente, ya que todavía se estará en plazo de reclamar al tercero responsable de los daños no aparentes.

La mercancía dañada no debe ser alterada, ni su embalaje, en la medida de lo posible, hasta que no sean inspeccionadas por el Perito o Comisario de Averías.

EXTRAVÍO/PERDIDA TOTAL O PARCIAL DE LA MERCANCÍA
En el caso de no recepción de una parte o toda la mercancía enviada, también debe realizarse la correspondiente reserva en el recibí, que entrega la empresa porteadora (Conocimiento de Embarque, Carta de Porte Internacional (CMR), Talón de Portes, Albaran de entrega, etc.)

Es conveniente, resaltar en el parte el número de bultos perdidos y que este, sea firmado por el porteador. Al igual que en los dos casos anteriores, será necesario realizar escrito certificado a la
empresa porteadora (Cía. Naviera, Transportista, FF.CC, Cía. Aérea, etc.) haciéndole responsable de la pérdida o extravío de la mercancía.

INTERVENCION PERICIAL
Una vez producido el siniestro se debe requerir la intervención inmediata del Perito o Comisario de Averías indicado en la póliza o Certificado de Seguro, para que de forma inmediata se persone en el lugar donde se hallen las mercancías para determinar las causas del siniestro y el valor de los daños. Este comisario se encargará de todos tramites, ofrecimiento de peritación al transportista, etc…

Excepcionalmente, no será necesaria la intervención pericial, cuando el importe de los daños no supere los approx 500€ para transportes nacionales y los approx 1000€ para los transportes europeos o
internacionales. (Estos importes son puramente orientativos y pueden variar en función de la compañía aseguradora). En estos casos, si el siniestro no supera las cantidades antes mencionadas, y como ahorro del proceso, se documentará mediante otros medios al alcance del destinatario, ya sean fotos, vídeos, etc… con el fin de poder valorar la avería sin intervención pericial.

AMINORACION DE LOS DAÑOS
El asegurado debe actuar de forma que aminore los daños del siniestro y velar por el salvamento de la mercancía en buen estado, es decir, actuar como si no estuviera asegurado. El tomador del seguro deberá de cuidar por los posibles derechos de la aseguradora para repercutir el valor de la indemnización al causante de los daños a la mercancía, por lo que es sumamente importante que el destinatario efectúe las oportunas reservas en los plazos que cada legislación establece (ver Plazos de Reclamación de Daños), según sea marítima, terrestre o aérea, puesto que en caso contrario podría ser motivo de rechazo del siniestro. Una vez se hayan verificado y cuantificado los daños, la mercancía quedara en poder del asegurado hasta que sea indemnizado, salvo que se den otras circunstancias que lo impidan.

ACEPTACION/RECHAZO DEL SINIESTRO
Una vez este toda la documentación en poder de la entidad aseguradora y tras el oportuno estudio del siniestro, salvo que se estime que hay motivos que impidan el pago del mismo, la aseguradora debe proceder a su indemnización dentro del plazo legal.